The End of the Line – Un Mundo sin Peces

EL FINAL DE LA LÍNEA    Imagina un mundo sin peces…

  

“Hemos de dejar de pensar que nuestros océanos son una fábrica ilimitada de alimentos y ser conscientes de que se trata de entornos marinos enormes y complejos. Debemos actuar ahora para proteger el mar de la sobrepesca desenfrenada e incontrolada a fin de que haya pescado en el mar para nuestros nietos y biznietos”.

 

 Es la profunda reflexión que hace el autor del libro, Charles Clover, sobre el gran problema que genera la sobreexplotación pesquera en nuestos océanos. La lectura del libro debe ser realmente impactante, desgraciadamente no he encontrado referencias de que se haya traducido ya al español. En este enlace está el texto íntegro en inglés, en formato PDF. Así mismo, recomiendo la lectura del fantástico trabajo realizado por el oceanógrafo Dr. Marcos Sommer en ecoportal.net, donde se analiza todo lo contenido en la película, con maestría y gran variedad de datos y gráficos.

Cuando era periodista medioambiental, el autor se dio cuenta de que la pesca era la actividad humana con mayor impacto en el 70 por ciento de la superficie del planeta y por eso se embarcó en la aventura de escribir “The end of the line”.
“Toda la historia era tan visual que decidí junto a un grupo de amigos de la industria del cine que podría trasladarse a una película excelente”, ha indicado Clover.
 
“Leer el libro The End of the Line – Un Mundo sin Peces me ha cambiado la vida y lo que como. Espero que la película tenga el mismo efecto sobre los demás”, declara la productora Claire Lewis.         “La sobrepesca es el gran desastre medioambiental del que la gente no ha oído hablar”, comenta el productor George Duffield. “Esperamos que este documental realmente haga saltar la alarma. Podemos solucionar este problema si empezamos ya mismo”.

  

La película está basada en el libro, publicado en el Reino Unido en 2004 y traducido posteriormente al japonés, holandés, alemán, italiano y francés. Durante dos años, Clover trabajó en la elaboración del libro, una época  durante la que tuvo varios enfrentamientos con políticos y restauradores de renombre que muestran muy poco respeto por el daño que sus actividades causan a los océanos.

Clover ha asegurado, en una entrevista, que la sobreexplotación pesquera es uno de los problemas más graves del planeta, junto al calentamiento climático, que repercutirá en la seguridad alimentaria. Y que el objetivo de la cinta es que los ciudadanos “se enfaden” al conocer cómo los océanos y las especies que lo habitan están siendo destruidos por la pesca excesiva.
 En el documental ha colaborado el cantante Miguel Bosé, que es el narrador de la versión española de “The end of the line”, (en la versión inglesa lo hace el actor Ted Danson) además de las organizaciones Oceana, Ecologistas en Acción, Greenpeace, MarViva y Pew.
La película narra cómo la tercera parte de las pesquerías casi se ha extinguido, es decir, sus poblaciones han descendido por debajo del 10 por ciento de su productividad en 1950 y la mayoría de las restantes llevan el mismo camino.
“Es un problema grave no sólo por las especies, también para la seguridad alimentaria. Ya nos hemos comido el 90 por ciento de los peces más grandes del mundo, como el atún y el bacalao”, ha asegurado Clover.
El experto ha argumentado que habría que crear bancos oceánicos donde la pesca estuviera prohibida para que las especies se regenerasen, así como extender métodos selectivos y responsables de captura de peces.
Por la parte que nos toca, se ha quejado de que España no proteja el área marina balear y de la alta actividad que su flota pesquera tiene en todo el mundo.
 
 
 
 

The End of the Line – Salvemos el Mar 

 

El primer documental del mundo que trata sobre el efecto devastador de la sobrepesca, estrenado mundialmente en el Festival de Cine de Sundance en 2009.

Imagina un océano sin peces.
Imagina una alimentación sin pescado.
Imagina las consecuencias globales.
Éste será nuestro futuro si no nos detenemos, pensamos y actuamos.

 

The End of the Line – Un Mundo sin Peces nos muestra los efectos de la demanda desmedida de pescado. La película explora la inminente extinción del atún rojo, ocasionada por la creciente demanda occidental de sushi; el impacto en la vida marina que resulta en una gran sobrepoblación de medusas; y las profundas implicaciones de un mundo futuro sin peces, que desembocaría, con toda seguridad, en una hambruna a gran escala.

 

Durante dos años de rodaje, el equipo sigue al infatigable periodista de investigación Charles Clover en sus enfrentamientos con políticos y dueños de restaurantes de renombre a quienes parece importarles poco que el futuro de su profesión esté igualmente en peligro. Lo acompaña uno de sus aliados, Roberto Mielgo, ex pescador ahora dedicado a desenmascarar casos de pesca ilegal.

Rodada en todo el mundo – desde el Estrecho de Gibraltar, pasando por las costas de Senegal y de Alaska, hasta la lonja de pescado de Tokio – con la participación de científicos de primer orden y pescadores locales, The End of the Line – Un Mundo sin Peces es una señal de alarma al mundo.

 

El final de los alimentos del mar para 2048

Los científicos prevén que si continuamos pescando al ritmo actual, los peces y los crustáceos se habrán agotado en 2048. The End of the Line – Un Mundo sin Peces revela:

  1. la aniquilación de la población de bacalao más abundante del mundo en las costas de Terranova y sus impactos sociales;
  2. la inminente extinción del atún rojo, provocada por la creciente demanda en el mundo occidental de sushi;
  3. las actividades de un número minoritario de empresas que, con una flota de pesqueros equipados con la última tecnología, están ganando cantidades ingentes de dinero y saquean nuestros recursos;
  4. la destrucción de la forma de vida de comunidades de pescadores locales;
  5. los desequilibrios que causa la desaparición de especies y el impacto de la superpoblación de medusas sobre la vida marina;
  6. el despilfarro que supone devolver anualmente al mar siete millones de toneladas de peces muertos, capturados con redes de arrastre, al no tener salida comercial;
  7. la incongruencia de establecer unas cuotas pesqueras muy por encima del nivel de regeneración, y muy por debajo de los niveles de pesca ilegal que se dan en la realidad;
  8. y el mito de cierto tipo de piscifactorías como solución al problema.

 

 

 

La película señala como responsables a los pescadores que violan las cuotas pesqueras y pescan de forma ilegal, a la industria pesquera mundial que no reacciona ante el desastre que se avecina, a los políticos que hacen caso omiso a las advertencias de los científicos, y a los consumidores que compran especies amenazadas.

También propone soluciones viables, pero la voluntad política y el activismo resultan fundamentales a la hora de resolver este problema internacional. “Debemos controlar la pesca reduciendo el número de barcos pesqueros en el mundo, protegiendo grandes áreas de los océanos a través de una red de reservas marinas en las que esté prohibida la pesca, y educando al consumidor para que compre pescado de pesquerías certificadas como sostenibles.”

 

 

 

The End of the Line – La película.

Titulo: The End of the Line (Salvemos el mar)
Género: Documentales / Naturaleza
Duración: 82 minutos
Año: 2009
Nacionalidad: Reino Unido.

La versión en castellano está disponible en youtube. Está dividida en ocho capítulos, pero el final de uno enlaza con el siguiente. Basta con hacer click al final de cada capítulo. Para ello hay que abrir youtube en página aparte haciendo click sobre el título  SALVEMOS EL MAR 1/8.       Selecciona 480p para visionarlo a pantalla completa.

 

SALVEMOS EL MAR 1/8  

 

– También puedes descargar la película entera en el enlace siguiente:  http://www.megaupload.com/?d=556D1AX5

– Por favor, visita la página oficial en español para saber más acerca de la película y conocer la campaña de divulgación que se está llevando a cabo :

http://mundosinpeces.marvivablog.com/blog/ 

 

 

 

 

Una estadística impactante utilizada en la película afirma que la industria de la pesca en ultramar lanza 1,4 millones de anzuelos al año. Si las líneas de arrastre utilizadas en esta operación se utilizaran para envolver la Tierra, lo podrían hacer 550 veces.

En The End of the Line, un mundo en ausencia de peces se enfrenta a graves problemas sociales. Por ejemplo, los pescadores pueden convertirse en refugiados, obligados a desplazarse debido a la falta de empleo y el hambre. Es conmovedor el testimonio de ese joven pescador local senegalés al que le invade un sentimiento de culpa y que se plantea abandonar su lugar y aquello para lo que había nacido: “¿Que les diré a mis hijos cuando crezcan y comprueben el futuro que les he dejado?

 Hay sin embargo un mensaje positivo: la sobrepesca se podría evitar mediante la regulación de la industria y la protección de ciertas áreas a fin de conservar los recursos naturales.

 

 

 

Como pescadores deportivos, ya sea desde kayak, embarcación o costa, ante la magnitud del problema puede parecer que nuestra actividad es insignificante. Pero es un problema que nos afecta a todos, no podemos resignarnos y mirar hacia otro lado. Estamos siendo testigos de unas lamentables páginas de nuestra historia que se están escribiendo tristemente en nuestras generaciones. Y no podemos ni debemos permitir que ésto siga ocurriendo por respeto a las generaciones venideras y por el amor que le profesamos al mar.

No es algo que ocurra a lo lejos, lo estamos viendo con nuestros propios ojos. ¿No os llama la atención la cada vez más abundante superpoblación de medusas en nuestras costas, al igual que se cita en la película? ¿No es cierto que los que hace más de 20 años que teníamos veinte, recordamos con añoranza la cantidad de vida marina en nuestra juventud? ¿Dónde están aquellas enormes manchas de mabras (herreras) que oscurecían el agua cuando entraban y se pescaban a sacos desde las escolleras? ¿Y las enormes lubinas que se pescaban con vivo en la playa frente a mi casa con relativa facilidad?      Dios santo, hace tan solo veinte o veinticinco años…

Es hora de contribuir en mayor o menor medida a frenar este desastre. Cualquier detalle, como llevarnos a casa sólo lo que nos vayamos a comer, devolver al agua los ejemplares que no hayan alcanzado la madurez sexual o bien sean especies escasas, evitar los ranchos o pescatas de minitalla (a veces grandes cantidades) tanto de peces como cefalópodos, … hará que aportemos nuestro granito de arena en este sentido y demos ejemplo como pescadores y como deportistas. Me dijo una vez alguien a quien aprecio:   “la captura y suelta no te nace, a la captura y suelta se llega.”     Quizá es el momento de que apretemos un poco la marcha para llegar cuanto antes a esa meta.

Deberíamos también informarnos sobre las normativas y legislación que regulan la actividad de las flotas de pesca de bajura, esos “profesionales” con los que algunas veces hemos tenido desagradables incidentes, contemplando verdaderas atrocidades desde nuestro kayak, y tener criterio para denunciar ante las autoridades todo hecho que consideremos delictivo.

Y, por supuesto, a nivel de Club deberíamos emprender iniciativas en actividades colaboracionistas con las diversas entidades que están realizando campañas que promueven una actitud positiva y responsable sobre el mar y la pesca.

Pero mientras tanto, qué bueno sería que nos esforzáramos individualmente en correr la voz y concienciar a nuestros familiares y amigos sobre un hecho tan importante como es colaborar en esta campaña, para que el clamor popular llegue desde todos los rincones a los oídos de los señores políticos  al grito unánime de…

¡ SALVEMOS EL MAR !

 

Alfredo Tejada “Alfreedom”. Noviembre 2010.

 

Ver también el documental ULTIMatun, publicado en Diciembre 2010.

 

Comments
6 Responses to “The End of the Line – Un Mundo sin Peces”
  1. neococo dice:

    Impresionante documental, la verdad yo que soy negacionista del calentamiento global, y me sumo a la teoría de muchos pescadores veteranos, de que estamos viviendo un ciclo y que los peces volverán, tras ver este documental me ha dejado un poco preocupado sobre a donde se dirige nuestro mar:

    Como se dice aquí MALAMENT……

  2. el saleret dice:

    Ya veo que mi hijo no llegara a pescador, por que?,por que no hay pescador sin pescado.
    Esto va a terminar mal.

  3. joselinton dice:

    Un documental que te pone los pelos de punta. Luego sale el clásico anuncio de respetar las tallas. Nuestros politicos, y me refiero a todossssss, son una masa de hipócritas que solo les gusta fotografiarse y relacionarse entre ellos para a costa de los demás llenarse el bolsillo. Con este documental espero que muchos profesionales vean que va a ser pan para hoy y hambre para mañana, y sobre todo los de la zona mía que dejen de sembrar trasmallos por todos los lados.
    SALUDOS JOSE. Pd. perdon por el tocho pero esque estoy indignado.

  4. mianvi dice:

    Magnifico documental que nos muestra una mas de las atrocidades consentidas por los politicos del mundo, espero que algun dia se den o les hagamos darse cuenta del daño que ocasionan con el unico fin de llenarse los bolsillos.
    Futuro incierto, no solamente a la fauna de nuestros mares y oceanos, tambien a la flora ya que con las tecnicas de arrastre estan desertizando gran parte de los fondos marinos necesarios para la produccion de oxigeno.

  5. Alfreedom dice:

    Es cierto que estos documentales pecan un poco de sensacionalistas, como aquel titulado “Una verdad incómoda” de Al Gore sobre el calentamiento global, cuyo autor había sido durante años la mano derecha del presidente de Estados Unidos, hipócritamente uno de los países no adherido al “Protocolo de Kioto” – un manifiesto en el cual los países se comprometían a rebajar los índices de polución que resultan en un efecto invernadero que acentúa el calentamiento global-.

    Pero sensacionalista o no, el documental muestra un problema real y preocupante. Lo ocurrido en Canadá con los bacalaos ya no tiene remedio. Las flotas cada vez deben alejarse más en busca de nuevas pesquerías y el precio del pescado seguirá subiendo para que los armadores se llenen el bolsillo.

    La moratoria de pesca del atún rojo parece estar dando sus frutos y parece ser que se ha detectado una ligera mejoría en sus poblaciones tras la prohibición. Una buena señal, que de no haber sido impuesta habría llevado a esta especie a la extinción, al igual que hubiese ocurrido sin la prohibición de caza de ballenas.

    Como dice Mianvi, los arrastreros destrozan los fondos de flora y fauna, por lo que las plantas y corales no realizan la necesaria producción de oxígeno y absorción de dióxido de carbono, imprescindible para la vida en el mar. Estas artes de pesca deberían ser erradicadas.

    Leyendo el comentario de joselinton veo que el objetivo que buscaba Clover se cumple: “quiero que la gente se enfade”. Y eso es lo que debemos hacer todos al respecto, enfadarnos y pasar a la acción en la medida de lo posible y en nuestro entorno más cercano.

  6. Estamos ante una realidad, en Perú tenemos el caso de la “sardina” y en la actualida de muchas especies gigantes que cada vez se van extinguiendo, sumado a fenómenos naturales ya esta impactando en las comunidades pesqueras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: